jueves, 10 de diciembre de 2015

Dentro de lo malo una esperanza



Entrar por primera vez y pisar un bosque quemado es, poco menos que deprimente, triste y lo primero que sale de mi boca es "perdón" por el daño de la mano del ser humano, pero el bosque cómo cualquier ente vivo, tiene sus estrategias para superar pérdidas y me gustaría compartir algo que es bueno, no todo tienen porque ser noticias malas y desoladoras, quiero mostrar el nacimiento de nueva vida, color entre el negro y el gris, es con lo que me quedo cuando salgo de allí y lo que sale de mi boca es "gracias ", porque son la flora y la vegetación, lo que nos permite respirar y oler aire limpio, entre muchos y muchos beneficios más. 
Yo pensaba que que buena excursión para colegiales con suficientemente entendimiento, un paseo por un bosque quemado y ver como afloran esos restos que dejamos, botellas, latas, plásticos, no degradables que. Pueden llevar, no sé, 10 años?... Y como lanzados arriba de la montaña, bajan con las lluvias o el viento... En fin, seria una clase medioambiental constructiva y muy formativa, ahí lo dejo...

Fotos de Juana María