lunes, 23 de noviembre de 2015

Los ciervos del parque de San Amaro


Por fin se llevaron los monos de San Amaro a un sitio donde vivirán en semilibertad. Ahora el parque es algo menos vergonzoso, aunque todavía queda que liberen, cuanto antes, a los ciervos de esa penosa situación en la que se encuentran desde hace años. No es que estén mal cuidados, el problema es que el sitio no es el adecuado. El poco interés de los responsables llegó hasta el extremo de que robaron un cervatillo y nadie se enteró. Hoy por hoy nadie sabe nada. Tampoco se puede olvidar las imágenes de ciervos estampándose contra el vallado en tiempo de berrea, lo que le causó la muerte a uno de ellos en el año 2010 al quedarse enganchado y partirse el cuello. O la de todas las cabras muertas porque fueron atacadas por perros del monte. Ni la de un cachorro de perro que falleció al golpearse cuando intentaba huir con la manada (esto es la versión oficial, claro está) después de haber atacado a las cabras. Del calvario que han pasado los pobres monos mejor ni hablar, incluida la mona mangabey que se pegó más de 20 años de jaula en jaula hasta que por fin, después de muchas protestas ciudadanas, la trasladaron a un Santuario.
Esperemos que pronto el parque de San Amaro deje de ser una cárcel de animales y se convierta en un ejemplo de amor hacía la naturaleza donde poder disfrutar sin necesidad de ver a animales sufriendo cautiverio.
----------------------------- Otros:
Si no hay presupuesto para seguir la obra de San Amaro los materiales sobrantes se llevan a un almacén, no se dejan tirados en cualquier sitio (fotos y texto http://tiny.cc/ks1k6x).